En el artículo de hoy quiero hablarte de la nueva caza de brujas.

Quiero aclarar que no estoy en contra de desenmascarar a los estafadores y farsantes que juegan con la salud de las personas.

Lo molesto es que se meta a todo el mundo en el mismo saco. Voy a dar más detalles para ponerte en situación.

Se me han dado dos casos con los que me he topado con este tipo de intolerancia y falta de respeto.

Lo más triste es que vienen de personas que se creen superiores o mejores que las personas que creen en las terapias alternativas, el reiki, etc. Y que ellos consideran que son una tomadura de pelo.

Una chica en YouTube

Este es el caso de una muchacha que es periodista y que se ha puesto a hacer vídeos de divulgación científica en YouTube. Alcanzó más visibilidad por un vídeo que hizo criticando a dos youtubers que iban de chamanas modernas.

No me molestó que las atacara a ellas, ya que uno no se convierte en chamán de la noche a la mañana solo por hacer un curso, es un proceso que requiere más tiempo.

Lo que me fastidió fue que metiese en el mismo saco a personas que son profesionales y expertas en esas área y no actúan con mala fe ni se meten con nadie.

En otro vídeo que hizo donde se “infiltraba” en una feria de terapias alternativas, siguió haciendo las mismas faltas de respeto generalizando, cuando lo correcto es que señale con nombres y apellidos a las personas que se dedican a estafar a la gente.

Aunque es evidente que recurre a hacer ese tipo de contenido para conseguir más visibilidad en Internet.

Un profesor de física de una universidad

Topé por casualidad con un artículo de un blog que pertenece a un profesor de física de la Universidad de Granada.

En dicho artículo, mostraba una foto que le pasó un amigo de un cartel ofreciendo terapias cuánticas con las que sanar enfermedades tratando los diferentes cuerpos energéticos.

Publicó la foto en Twitter diciendo que si llegaba la foto a 1000 RT’s que escribiría un libro sobre terapias cuánticas y que la pondría de portada.

Todo el tono del artículo es de tono burlesco hacia este tipo de nuevas técnicas de sanación.

Que quizá decir que sana cualquier enfermedad puede llevar a confusión a personas que tengan enfermedades más graves. Pero que para casos como un cáncer siempre hay que recurrir a un médico.

La mejor respuesta que encontré en dicho artículo fue de otro experto en física el cual le puso los puntos sobre las íes.

Le relataba una serie de avances en la física cuántica que precisamente se están empezando a aplicar e investigar para curar enfermedades.

También le recalcaba que era una vergüenza lo que hacía porque queda muy lejos de la profesionalidad de un divulgador científico.

Mi opinión sobre esta caza de brujas

Estoy a favor de que se persigan y paren los pies a los farsantes que se dedican a estafar a la gente. Sobre todo a aquellos que juegan con la salud de las personas.

El problema está en que tanto los que se dedican a estafar con “supuestas terapias alternativas” y estos nuevos inquisidores que critican todo lo que no conocen es que se aprovechan de la ignorancia de las personas.

Los primeros se aprovechan de la ignorancia y desesperación de quién busca curarse. Y los segundos de la ignorancia de los lectores a los que contarle la información manipulada.

En resumen, más respeto y más abrir la mente y aceptar las cosas diferentes a lo tradicionalmente establecido.

Categorías: Espiritualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *